viernes, 2 de noviembre de 2007

Porqué buscáis mortales, fuera, una felicidad que se encuentra dentro de vosotros? El error y la ignorancia os confunden. Te mostraré brevemente el punto cardinal de la felicidad suprema.¿Hay para ti algo más valioso que tú mismo? Nada dirás. Por tanto, si eres juicioso, poseerás lo que nunca querrías perder ni la fortuna quitarte. BOECIO, su vida transcurrió sobre el año 500, era romano, le gustaba tanto la filosofía griega que tradujo al latín las obras de Aristóteles y Platón, comentándolas con admiración e intentando ser uno de ellos, pero eran otros tiempos y su vida fue más parecida a la de Séneca, lo tuvo todo y todo lo perdió al final de su vida, pero parece que su tranquilidad de ánimo lo acercó más al estoicismo y en prisión escribió La consolación de la filosofía.

No hay comentarios: