sábado, 13 de octubre de 2007

La doctrina del autogobierno es correcta, pero a veces es de difícil aplicación, o tal vez debería decir que la justa aplicación depende de si un negro es o no es un hombre. Si no es un hombre, en ese caso, el que lo sea puede, en virtud del autogobierno, obrar con él como le plazca. Pero, si el negro es un hombre, ¿no es en tal sentido una destrucción del autogobierno decir que tampoco él se gobernará a sí mismo? Cuando el hombre blanco se gobierna a sí mismo, tenemos el autogobierno, pero, cuando también gobierna a otro hombre sin su consentimiento, es despotismo y no puede haber derecho moral alguno en relación con que un hombre esclavice a otro. Mi antigua fe me enseña que todos hemos sido creados iguales. ABRAHAM LINCOLN (Kentucky, 1809-Washington, 1865) Llamado el leñador por su origen humilde y oficio de joven, que alternaba con la lectura y asistencia a clases cuando podía. Era un buen narrador y con el tiempo se convirtió en un orador elocuente y en un magnífico abogado. Después llegó la política y eso ya es otra historia.

No hay comentarios: