martes, 18 de septiembre de 2007

Se acercó un conocido a Sócrates, diciéndole: - Me he enterado de algo de un amigo tuyo. - Antes de que me lo cuentes, quisiera pasarlo por los tres filtros. Primero el de la Verdad, estás seguro de que es cierto? -Bueno, creo que sí. -No estás seguro, segundo el de la Bondad. ¿Es algo bueno? -Pues, no. -Y tercero, el de la Utilidad, me va a ser útil? -No sé, quizá no. -Si no se sabe si es cierto, no es bueno, ni me va a servir para nada, ¿para qué querría saberlo? Sócrates parece que no escribió nada , pero Jenofonte, Platón y Aristóteles entre otros, nos hablan de él con palabras de admiración por su honestidad, su filosofía, su ética y la coherencia entre su vida y sus creencias. Son célebres su “conócete a ti mismo “ y “sólo sé que no sé nada”. Nació en Atenas hacia el año 470 a.C. y vivió como entendía que debía vivir, de forma austera y sencilla hasta el 399 a.C. en el que las mentes tan claras de la ciudad de la Sabiduría, se cubrieron de nubarrones y destruyeron a uno de sus mejores hombres.

No hay comentarios: