martes, 18 de marzo de 2008

"Oh Dios, llena mi alma de amor por el arte y por todas las criaturas. Aparta de mí la tentación de que la sed de lucro y la búsqueda de la gloria me influencien en el ejercicio de mi profesión. Sostén la fuerza de mi corazón para que esté siempre dispuesto a servir al pobre y al rico, al amigo y al enemigo, al justo y al injusto. MAIMÓNIDES, así comienza la oración que rezaba este médico judío , nacido en Córdoba en 1135, estudioso y amante de los clásicos griegos, brillante en Filosofía y excelente en Matemáticas. Le interesó Aristóteles, Sócrates y Platón, consiguiendo un pensamiento original y distinto en perfecta armonía con la tradición y enseñanza de la Biblia, que como rabino conocía bien e interpretó de forma racional y moderada. Murió en Egipto en 1204.

No hay comentarios: