domingo, 18 de abril de 2010

Primavera

Por fín está llegando la primavera
teníamos hambre de flores,
sed de sol
anhelo de jardines amarillos, rosas, azules.
Este año los almendros, los cerezos, mis albaricoques
no han lucido esas galas blancas y rosadas
que anuncian los finales de invierno,
la lluvia nos ha perseguido
como pertinaz sequía, con su llanto y su tristeza.
Pero la Naturaleza siempre vence
y aquí están las glicinas, azules y perfumadas
rebosando alegría para nuestros sentidos.

No hay comentarios: