lunes, 21 de diciembre de 2009

Amanecer (día 17)

Hoy he pasado mucho miedo, miedo que no me abandona desde hace días.
Y temía la noche,la noche tu y yo solas. En este lugar que parece una agradable habitación de hotel. Pero temía tu dolor,tu sufrimiento que hoy no puedo aliviar como tantas otras veces.
Sin embargo te oigo respirar, dormir suave y pausadamente y es como un bálsamo que cura tus heridas -y las mías- como agua que fluye lentamente llevándose las penas .
Y ese puño que me apretaba el corazón haciéndolo pedacitos, se abre despacio, dejándome respirar y sentir el aire fresco de un amanecer que promete un día soleado en Diciembre.

No hay comentarios: