martes, 14 de septiembre de 2010

La mejor casa del mundo

Vivir en la mejor casa del mundo es:
tener libertad para salir y entrar cuando a uno le apetece,
tener comida suficiente y saludable, siempre preparada con cariño,
un lugar fresco en verano para hacer deliciosas siestas
y un lugar cálido para dormir en invierno.
Con un pequeño espacio verde para el paseo,
al estilo de Thoreau, natural y casi salvaje.
Sin embargo siempre habrá alguien
a quién le gusten más las casas con barrotes,
comida prefabricada y sofas para ver y no tocar.

No hay comentarios: