sábado, 16 de junio de 2007

Erais tan hermosos...pero tuvísteis que crecer, ahora espero que florezcais, volviendo a ser aún más hermosos, con una belleza consciente no regalada, sino adquirida por vuestros méritos. Que me haga sentir orgullosa del esfuerzo y el amor que puse, aunque eran imperfectos, confío que el resultado será espléndido. Hasta que no estamos perdidos, mejor dicho, hasta que no nos olvidamos del todo, no empezamos a encontrarnos y a comprender dónde estamos y el infinito alcance de nuestras relaciones. Henry David Thoreau Que el reencuentro sea feliz y eterno.

No hay comentarios: