miércoles, 20 de junio de 2007

Y la amistad no es, sino la concordia entre todas las cosas -tanto divinas como humanas- acompañada de afecto y amor: Me pregunto si ,exceptuando la sabiduría, los dioses inmortales habrán otorgado al hombre un don mejor. Algunos anteponen las riquezas; otros la salud; otros el poder, los honores, muchos también los placeres. Esto último es propio de brutos, pero las otras cosas mencionadas son caducas e inciertas y dependen menos de nuestras resoluciones que de las veleidades de la fortuna. Y en cuanto a los que ponen el sumo bien en la virtud, esos ciertamente juzgan bien; pero es esta virtud la misma que hace nacer la amistad y la mantiene. De amicitia (De la amistad) escrito por MARCO TULIO CICERON Nació en Arpino (Italia) en el 106 a.C. Recibió una esmerada educación filosófica, científica y de jurisprudencia , destacando muy pronto como orador y abogado. Hasta el año, 43 a.C. en que fue asesinado, tuvo años de gloria y fama merecidas y otros menos propicios de destierro, aunque su mayor honor era ser tenido por un fiel servidor de la república de Roma.

No hay comentarios: