jueves, 17 de abril de 2008

Monasterio Benedictino de Silos

Rezó pronunciando palabras inconexas por todos aquellos que se encontraban atrapados entre lo bueno y lo conveniente, el deber y la conciencia, los afectos de la tierra y las abnegaciones del cielo, por haber hecho lo que tenia que hacer y ahora tendría que pagar el precio. Si el pecado es de tal naturaleza que, a pesar de toda nuestra voluntad de hacer el bien, no podemos arrepentirnos de haberlo cometido, ¿puede ser realmente un pecado? De La penitencia de fray Cadfael. EDITH PARGETER (1913-1995) escribió esta y otras excelentes novelas. Las que más me gustan son las de misterio con el monje benedictino y sus hierbas curativas, ambientadas en el siglo XII, en la región inglesa donde la autora nació y residió durante su vida.

No hay comentarios: