sábado, 2 de agosto de 2008

Job llora su presente. Clamo a ti, y tú no me respondes; a ti me presento y no prestas atención. Te has hecho cruel para mí, me persigues con el poder de tu mano; me haces cabalgar sobre el viento, me zarandeas en la tempestad. Libro de JOB, 30-23 Antes decíamos:tiene más paciencia que el santo Job. Era sinónimo de resignación en la adversidad, sufrió mucho, pero finalmente fue recompensado, es el rayo de esperanza que nos queda cuando las cosas van mal y no creemos haber hecho nada para merecerlo. Y otro consuelo es escuchar al Duo Dinámico en Resistiré. De cualquier modo, las estrellas salen todas las noches y el sol todas las mañanas. Para todos.

No hay comentarios: