martes, 3 de junio de 2008

Me encantó Cádiz, es una ciudad preciosa, con el mar abrazándola, los Ficus majestuosos, -no como esos de treinta hojas que tenemos en Madrid- el resto de la vegetación exuberante, como un arco iris de azul, violeta, carmín, verdes infinitos. Me recordaba a Lisboa, con los mismos vestigios de pasadas grandezas y una infinita mirada puesta en el Océano Atlántico, por donde llegaban las naves de las Américas. Otras naves habían llegado antes por el Mediterráneo, fenicias o aún más poderosas, romanas. COLUMELA, Lucio Junio Moderato, nació en Cádiz , en el siglo I, escribió –parece que mucho y bien- sobre agricultura De re rustica y Liber de Arboribus, son un compedio de todo lo que se conocía sobre labores del campo, aperos, semillas, plantas medicinales y dañinas, conservas, etc. En prosa y en verso, dándole la importancia que dicha actividad tenía como base de la economía y de las virtudes más sencillas y elevadas que todo hombre deseaba tener en la Roma Imperial, que eran las mismas de hoy o las que en el siglo XIX le gustaban a Henry David Thoreau, con ligeros matices, dos mil años después los seres humanos son iguales.

No hay comentarios: