domingo, 27 de noviembre de 2011

Un año más, Yaki ha vuelto

Volvemos a tener a nuestra Yaki en casa, como cualquier ave migratoria nos dice adios en verano y en Octubre o Noviembre este año, vuelve a pasar el invierno con nosotros. Está tan guapa como siempre, con su pelo brillante y con el peso apropiado, nos parece un poquito triste o quizás es que se está haciendo mayor, ya tiene 10 años, y sus grandes ojos verdes se ven con un poquito menos de luz. Yaki, ahora estás en casa y puedes pasar todo el tiempo que quieras descansando en tu cesto, calentita, con toda la comida que necesites, rodeada de otros seres que te quieren y sin ninguna otra preocupación. Así es cómo nos gustaría que fuese siempre nuestra vida, pero no es tan simple, suceden cosas, lo mismo que le van a suceder a Yaki. Y aunque te dispongas a pasar un Invierno calentito y despreocupado, llegan los hielos, aunque hayas sido hormiguita y no cigarra. Y tienes que salir de tu agradable comodidad para hacer frente a los monstruos helados que no puedes combatir desde tu refugio. Debes luchar, como siempre desde que naciste, y conseguir la victoria, para poder volver a casa, aunque sea a lamerte las heridas, que con el tiempo sanaran y volverá a calentar el Sol, haciendo que desaparezca el desconsuelo, y crezcan las violetas...pero eso será ya casi...Primavera.

No hay comentarios: