domingo, 24 de marzo de 2013

La belleza de la lengua española

Muchos de ustedes no pertenecen a la Iglesia Católica, otros no son creyentes. De corazón doy esta bendición en silencio a cada uno de ustedes, respetando la conciencia de cada uno; pero sabiendo que cada uno de ustedes es hijo de Dios. Papa Francisco.
A mí estas palabras me transmitieron una gran paz, propias de un gran lider espiritual, de los que hoy en día no abundan, que prediquen con bondad y sean ejemplo de frugalidad, humildad y solidaridad con los más necesitados. Necesitados material y espiritualmente, como él mismo dice. Volver a los valores que las religiones tienen en su origen y en este caso a las enseñanzas de Cristo que a veces están muy alejadas de algunos doctores de la Iglesia. Le deseo toda la suerte e iluminación necesaria en su afán de imitar a Francisco de Asís, difícil tarea en el siglo XXI.

No hay comentarios: