domingo, 18 de junio de 2017

Agridulce

Un montón de ingredientes fuertes y sabrosos hacen un plato singular: Una buena materia prima, aderezada con miel, canela, cebolla, vinagre, sal, limón y naranja. Pimienta, clavo, albahaca, cacao y como no, azúcar.
Todo en un único plato. Más de 40 años. Alegría porque nunca es tarde, Tristeza por todo lo que me perdí. Dolor envuelto en papel de seda con cinta dorada que por fin se suelta y como humo gris, se eleva buscando las nubes de los recuerdos rescatados y despacito se va transformando en júbilo.
Tarta de nata y limón para el primer cumpleaños. El primero que me doy permiso para pensar, para perdonar y agradecer. Para disfrutar.
Enjoy. De lo que no sabía que tenía. De lo que tengo y de lo que tendré.
Amor, aderezado con buenos ingredientes y si es posible, no todos a la vez. Como la buena cocina mediterránea, un día con sal y otro con azúcar, para hacer que el tiempo transcurra plácida y serenamente, tzatziki y tiramisú.





No hay comentarios: