sábado, 30 de agosto de 2008

Los dos tenéis ya nueva casa, deseo de corazón que seáis queridos, uno crece y casi siempre debe abandonar el lugar materno y vivir su propia vida. Sentí una indescriptible satisfacción el día de vuestro nacimiento, tan sanos y hermosos -a pesar de las dificultades y el hambre que pasó vuestra madre-, estos dos meses han pasado volando, jugando y creciendo. Ha sido un tiempo alegre y precioso como vuestras caritas, llenas de dulzura y esperanza. ¡Que seáis muy felices!

No hay comentarios: