sábado, 18 de diciembre de 2010

Gratitud y esperanza

Hace un año, la plegaria de Job era para nosotros un grito de auxilio.
El mantra: Señor, ten piedad... era una contínua oración .Era la búsqueda de la solución y del consuelo en los días aciagos...como a Job. Parece ser que después de todo hubo un final feliz, como en Job. Así hoy recordamos del Salmo de David 138:
Gratitud y esperanza
Te doy gracias con todo el corazón,
frente a los dioses yo te canto.
...extiendes tu mano y tu diestra me salva.
El día en que te invoco tume atiendes
y acrecientas la fuerza de mi alma.
Salmos 137,8

No hay comentarios: