sábado, 22 de enero de 2011

La educación

Prueba es, que los niños muestran esperanzas para muchísimas cosas; las que se apagan con la edad, está claro que faltó el cuidado, no el ingenio. Convengo en que uno aventaja en inteligencia a otro, mas no se encontrará ni uno sólo de quien no se consiga algo a fuerza de estudio. Las ayas han de ser sabias, si se puede, y al menos, que se escoja a las mejores. Debe cuidarse que tengan buenas costumbres y que hablen bien, ellas son las primeras a quienes oiran los niños y cuyas palabras repetiran, por imitación. Porque naturalmente conservamos lo que aprendimos en los primeros años, como las vasijas nuevas, el primer olor del licor o perfume que recibieron.
MARCO FABIO QUINTILIANO, nació en Calahorra (La Rioja) hacia el 39 dC, estudió en Roma y fue un importante abogado, retórico y gramático. Seguidor de Cicerón y maestro de Plinio el Joven.
Hace años que los habitantes de su ciudad natal colocaron una estatua para honrar su memoria y debo avergonzarme por haber vivido aquel momento sin ninguna curiosidad por conocer los méritos de aquel que representaba. Mea culpa.

No hay comentarios: