miércoles, 7 de diciembre de 2011

Los hielos del Invierno

Tan dulce y saludable es el Invierno,
tan simple y moderado
tan satisfactorio y perfecto...
Es la belleza sólida.
Son cosas que escribía en su Diario, Henry David Thoreau el día 7 de Diciembre de 1856. Le gustaba tanto el Invierno como el Verano, como el Otoño o como la Primavera. En cada estación encontraba lo mejor y pensaba que la manera de sucederse una a otra era un espectáculo fascinante que no se cansaba de admirar. Pero algunos no tenemos esa capacidad para ver esas maravillas invernales y sentimos sólo el frío y la desolación. Y se nos escapa la belleza del hielo, porque lo que quisiéramos es volver a la alegría y el calorcito del verano, sin pasar por el camino de nieve y gélido hielo que tenemos que recorrer.

No hay comentarios: