lunes, 11 de enero de 2016

Asuntos pendientes

Llega un día en el que te das cuenta de como se consume la vida y de que cada vez te queda menos, además como dice Marco Aurelio en el libro III de las Meditaciones, aunque vivieses mucho más, tampoco sabes si tu mente estará en disposición de razonar bien las cosas. Es una gran verdad que siempre habría que tener en cuenta y que últimamente estoy percibiendo con mucha claridad.
He tenido que retirar y guardar objetos personales y enseres de alguien que aunque aún vive, no puede hacerse cargo ni siquiera de su persona por el grave deterioro mental, que según Marco Aurelio, ya ocurría con frecuencia en aquel tiempo. A pesar de eso, la civilización romana tenía un alto reconocimiento de la experiencia y el consejo de los mayores y el Senado fue uno de los pilares en que se basó su grandeza. Este es tema para otro día. 
Ahora me planteo que es fundamental terminar asuntos, que a nadie le interesan tantas cosas superfluas de las que nos rodeamos en nuestra vida diaria, que si me gustan, debo disfrutarlas al máximo. Aprovechar lo que produce felicidad y me refiero a ropa, sofá, libro, cualquier cosa que se guarda para un día especial, tiene poco sentido, no se sabe si ese día llegará. Lo que si se sabe es que quien venga después de ti no lo va a apreciar y tus tesoros-cosas pueden pasar a ser cosas-basura.
Estas dos gatas rubias tienen 15 y 16 años, no han tenido ese problema tan humano, ellas disfrutaron todo en su momento y no tienen más asuntos pendientes que hacer, que su cuerpo añoso, las acompañe un poco más. Yaki también tiene deterioro cognitivo, hace más de 1 año tuvo un accidente y aunque se recuperó, tiene importantes secuelas y cada vez se refleja más en su cara, no sabemos si por edad o por la conmoción cerebral. De todos modos, es un recuerdo constante de la brevedad y la fugacidad de la vida y como siempre, de CARPE DIEM.

No hay comentarios: