viernes, 11 de diciembre de 2015

Determinación, tolerancia y dulzura

El pasado 15 de Noviembre hizo 15 años que Leo llegó a nosotros. Con su patita inutilizada por la crueldad de alguien, que por más que lo intentamos no pudo conservar. Así ha vivido una existencia feliz, supongo. Sin considerarse nunca minusválido, con una gran perseverancia para conseguir lo que quería. Ahora vemos cómo su cuerpo adelgaza y lo traslado de un cesto a otro agarrándolo como debió hacer su madre de niño, pues pesa muy poquito y creo que así se siente bien, como un bebé, sin hacerle daño, con suavidad y delicadeza.
Es el ocaso que ahora más que nunca, vemos a nuestro alrededor y nos hace comprender que habría que ir terminando asuntos pendientes, simplificar nuestra vida y cambiar la acritud por dulzura, porque ese es el recuerdo que queremos dejar, por lo menos yo, como hoy he dicho a una amiga, tolerancia, que es respeto por las opiniones y actitudes de los demás. Y dulzura: Suavidad, ternura, bondad, afecto, benevolencia, sencillez. todo eso pone en mi diccionario y aunque son cosas irrelevantes o casi, a los 30 años, luego ya no. Ahora, son deseables.

No hay comentarios: