jueves, 19 de noviembre de 2015

Briseida y la tragedia griega

Si creyese, como los antiguos  griegos, en su grande  y potente mitología, pensaría, que la tranquilidad del momento, de este Noviembre amable y la falta de quitasueños, se deben a aquellas plegarias hechas al Universo. Podría decirse Zeus, Hera o incluso mi favorita Athenea. Ellos atienden las súplicas humanas y muchas veces, deciden ayudar. La cuestión es que nunca lo hacen gratis, piden a cambio algo valioso para el humano, que debe desprenderse de ello. Así me siento en estos momentos.
Pedí ayuda y se me concedió, pero mi bella Briss ya no está. Me recuerda el sacrificio de Ifigenia, la hija de Agamenón, aunque también pudo tener un final feliz solucionado en el último minuto. Era una tragedia así que dudo mucho del buen final. Mi Briseida, amada de los dioses y raptada también prematura y trágicamente, al Olimpo. Sé que desde algún lugar nos mira con amor, como nosotros a 
ella.

No hay comentarios: