domingo, 6 de septiembre de 2015

Una jornada particular



Lunes, 31 de Agosto
En aquella película italiana de 1977, surgía sin proponérselo,  un día especial, A veces pasa y otras, cuando quieres regalarte a ti mismo un día así, resulta difícil, no porque alguien lo vaya a impedir, -que también-, sino por ¿que hacer, cómo, donde? o ¿no hacer nada? Esto último, librarte de las obligaciones que uno mismo o los demás crean, es aún más difícil. Dormir, como Goni?

Ahora ha pasado la jornada especial y ha sido todo lo buena que debía ser. Mejor aún, ha sido Martes, Miércoles, Viernes y quizá también Domingo. Buscaba tener un día 2 para recordar y tengo casi una semana. Creo que me voy a volver ambiciosa y el próximo año desearé, una semana particular.
Gracias a todos los que la hicieron posible, desde el mayor al más pequeño, sin olvidar a quienes improvisaron los regalos más sencillos y deseados envueltos con risas y dulzura.






No hay comentarios: