viernes, 1 de abril de 2011

Ultima foto, hace una semana

Hace cuatro años alguien lo abandonó, a pesar de que era un hermoso animal. Tampoco nosotros lo acogimos en el primer momento, no parecía necesitar ayuda, se le veía fuerte y gallardo. Pero siguió insistiendo en refugiarse de la lluvia porque no tenía una casa a la que volver y bajo su pelo largo y sedoso mojado había un cuerpo cada día más flaco. Para entonces era ya un gato deconfiado y temeroso de los humanos. Sin embargo, fue una labor agradable ir despacio, acercárme a él con la comida y devolverle poco a poco la fe que había perdido.
Con el tiempo, se volvió agradecido con nosotros y seguro de sí mismo con sus congéneres. Era el lider. Vivía peligrosamente por eso sabíamos que no tendría una larga vida, pero sí intensa y feliz. Seguía sus instintos. Era libre. Además tenía una casa para descansar y comida suficiente.
En una ocasión nos trajo a Mini, otra abandonada, que no volvió a pisar la calle y es fuente de alegría para nosotros. Nos quedan Henry y Sophie , bellos como él, dignos herederos que haran que de algún modo sigas entre nosotros.
Donde quiera que estés ahora, deseamos que sigas siendo libre y feliz. Te queremos, Chiki.

No hay comentarios: