domingo, 16 de febrero de 2014

Feliz día

Ya ha pasado San Valentín y no es que sea con retraso, ni tarde, sino que  las cosas primero hay que vivirlas para poder contarlas después. Comienza el día con el firme propósito de que sea bueno, de no dejar que nadie, ni nada, introduzca elementos nocivos en la calidad de la jornada que diría Thoreau.
Amanece y este es el primer ingrediente que trae bienestar,
enciendo una vela para Su iluminación, invocando claridad mental
como de costumbre en exámenes. Esto funciona bien, así que voy a tener que hacerlo más.
Clase gratuita de Inglés, corta y sin esfuerzo.
Yoga, oyendo a Maldonado que dice un montón de frases maravillosas,
me quedo con:
Lo que eres hoy, es el resultado, de las elecciones que hiciste ayer.
Es el momento de terminar el ejercicio físico y meditar sobre la frase, llego a la conclusión de que es cierta y me gusta adonde me han llevado casi todas las elecciones que hice, me gusta donde estoy y con quién estoy. En este instante, el Sol que nos ha negado su calor durante los últimos 15 días, aparece y penetra con fuerza a través de los cristales e inunda la habitación, que no es la de la velita, con una claridad exultante, reflejada en paredes de bonito color naranja y Brisi que siempre es una compañía deliciosa, decide terminar mi meditación, con un masaje como sólo ella sabe, con sus muy peludas patitas, sin esas uñas retráctiles que debe tener, pero no saca, que produce todos los beneficios terapéuticos de los amigos felinos y ninguna contraindicación.
Con este principio, el resto del día agradable y relajado, terminado con la cena de celebración preferida, se puede decir que ha sido un día feliz. Como nos desean Henry y Nera

No hay comentarios: