sábado, 27 de septiembre de 2014

Mañanas sin Buenos días

Cada mañana, desde hace años, Nuni entraba por nuestra ventana para darnos los buenos días. No sabemos qué hacía cuando estábamos de viaje. El resto del tiempo, nunca fallaba, a pesar de sus años, de la enfermedad insuperable del último mes, hasta hoy. Hoy no estaba. No es un camino fácil, hace falta dar un salto importante y raramente otros gatos lo han intentado. Ella sí, cada día. La ventana también está triste sin Nuni.

No hay comentarios: