jueves, 17 de julio de 2014

Soledad y calor

 El número siete tiene un encanto especial, sólo superado por el 17. Por el 17 de Julio, por ejemplo.
En Madrid suele hacer calor, por encima de 36º quizá. Es mucho calor, pero ahora tenemos aire acondicionado y ponemos la temperatura preferida. Hace 36 años, hacía muchísimo calor en aquel hospital madrileño, a las tres de la tarde, cayendo la canícula de Julio, no la de Agosto que dice Camilleri. Era un hospital, pero aquella gran habitación, estaba llena de salud. Había dos jóvenes mujeres, fuertes y animosas, una leía, mientras esperaba, la otra no sabía leer, pero seguro que sabía bailar con la gracia gitana de su gente, que estaban allí todos, para que no sintiera la soledad. Esa soledad que abrumaba a la otra mujer, pero creía que ese mismo día se acabaría para siempre. Y así fue.

No hay comentarios: