viernes, 5 de septiembre de 2014

La misión de Piecito

Unos quince días más tarde de la aparición de Piecito, -por cierto, se llama como un dino de dibujos animados, que perdió a sus padres y después de difíciles aventuras encontró el Valle Encantado, donde pudo vivir felizmente-. Se parece mucho a los hijos de Nera que encontraron casa y se lo ofrecimos para que fuese su mamá, pero no quiso. Inmediatamente lo rechazó. Ella que reconoció a uno de sus hijos cuando fue devuelto, aunque habían pasado unos días. Claro, aunque sea gata es madre y sabe cual es su hijo, aunque traía otro olor, seguro.
En fin, este Piecito no encontró una madre, pero sí su Valle Encantado.
Por la noche, se oía un lastimero llanto y no era él quién llamaba a su madre, sino otro gati más pequeño aún. Pensamos que se había vuelto a repetir la escena del abandono, pero estábamos equivocados. No lo trajo un humano, no sabemos cómo llegó ni cómo perdió a su madre. Lo único que sabemos es que no lo han tocado nunca y tiene miedo.
Hace como dos semanas que lo vimos por primera vez y temerosamente se acerca a comer cuando cree que no le vemos, nos mira y huye si intentamos acercarnos o darle algo, pero Piecito le ha hecho cariñitos y él piensa que es su segunda madre. Cuando puede y Piecito se deja, le mama, le vemos el estómago y la barriguita mojados y  este pequeño rubio,está adquiriendo una confianza y un aprendizaje de otro, casi tan pequeño como él.
Este es ahora el trabajo de Piecito, que tiene menos de tres meses, creo: Cuidar de otro pequeño huérfano. Bonita misión


No hay comentarios: