viernes, 23 de enero de 2015

El problema de Pou

Anoche Pou no estaba, lo llamé repetidas veces, lo busqué, pero no lo encontré y pensé que cómo en otras ocasiones, se había escondido y saldría cuando le apeteciera. Por la mañana lo he buscado en su lugar habitual y estaba cerca. Sí, pero no era el Pou de todos los días, semiinconsciente y con feas convulsiones. Tampoco estaba en su manta, sino en el frío suelo y mojado, creo que con hipotermia.
No sabemos cómo consiguió llegar,o qué le pasó. No es la primera vez que hemos visto a un gato así, con los mismos síntomas y una mejoría en un par de días, pero Pou tiene 6 meses como mucho y nos preocupaba que no pudiera superar esta crisis.
Por la tarde intentaba coordinar los movimientos musculares, que no le respondían bien y las pupilas iban perdiendo la gran dilatación que habían tenido. Finalmente ha ido recuperándose y ha vuelto a ser el gatito peluche de ojos achinados, antes salvaje y ahora confiado pero poco.
Has gastado una o más vidas. Nosotros te ayudamos a tener lo necesario,sin embargo, ya sabemos que una buena vida depende de uno mismo. Que las situaciones o circunstancias generan pensamientos, estos emociones, que llevan a una determinada conducta que provoca consecuencias.
Creo que lo más importante de esto es darse cuenta de lo que no depende de uno mismo para no sufrir por lo inevitable. Las cosas suceden porque cada uno actúa según puede o quiere y no siempre es como nos gustaría. Parece el hado, el destino o algo así, pero generalmente sólo es la voluntad de cada cual. El peluchito Pou, seguramente se ha expuesto a peligros innecesarios, como casi todos nosotros.

No hay comentarios: