sábado, 18 de octubre de 2014

Lecciones de vida

Bambi fue una excelente madre. Cuidó muy bien de sus hijos. Siempre, mientras vivió. Aunque Nera había crecido, tenían muestras de afecto continuamente. Se podrían contar muchos momentos de amor maternal en su corta vida. Y no es sólo cuestión de etología, hemos conocido otras madres felinas, más cómodas, más despegadas o más egoístas, como cualquier otro animal incluidos los humanos, pero Bambi, nos enseñaba que: Aunque los hijos crezcan, una buena madre, siempre será una buena madre.

No hay comentarios: