viernes, 21 de noviembre de 2008

pero ya no es un vagabundo. Tiene tiempo para acicalarse para tener hermoso su pelo, blanco, suave, gris, de seda. Mirada verde de lince, salvaje y libre, más libre que tú y que yo. Grato y afable, confía y vigila. La vida es dura y la suerte muda. Lo sabe y atrapa el momento, duerme feliz sin bajar la guardia, la lucha continúa y él es un guerrero con experiencia.

No hay comentarios: