sábado, 28 de enero de 2012

Sigo teniendo bellas rosas

Nada se pierde jamás, ni puede perderse
ni la vida, ni la fuerza, ni cosa alguna visible.
Vastos son el tiempo y el espacio,
vastos los campos de la Naturaleza.
La luz de los ojos nublada,
volverá otra vez, a su tiempo.
El Sol, perdido en el poniente,
volverá para mañanas y mediodías sin fin.
Hojas de hierba de Walt Whitman
Mi recuerdo para Juli con mi mejor y más perfumada rosa de Enero. Este principio de Año tan agradable, ha producido unas rosas memorables, que duran más que las de Mayo y por su rareza son mucho más apreciadas. Se puede meditar con ellas, como en El monje que vendió su ferrari, así que no tengo excusa para no hacerlo, -meditar digo- pues lo recuerdo bien y tengo las rosas, aunque no el libro, lo presté y cuando no hubo devolución tuve que pensar que aquella persona lo necesitaba más que yo y contribuiría a su felicidad. Ya ves, Juli, me voy a cualquier cosa, pero procuro recordar siempre aquellas virtudes tuyas que te hicieron única.

No hay comentarios: