lunes, 31 de diciembre de 2012

En Navidad, Paz y Amor

Sin embargo, esta Navidad es bastante atípica. La paz apenas se puede ver entre tanto descontento social, tanto desempleo y tanto desahucio. Menos mal que nos queda el amor: a los animales, a los amigos, a la familia y a esa persona que elegimos para compartir todo.
Después de todo, parece que los mayas algo acertaron, es preciso desprenderse de la forma de vida que tuvimos, acabar con tanto consumo de usar y tirar, tanta telebasura y tanta sobrevaloración de lo trivial. Olvidarnos de tanto y tanta para buscar la desnudez de lo frugal, en una nueva etapa donde -como algunos romanos decían- volvamos a los valores esenciales del principio. De los principios de Un hombre sin principios de Thoreau, De la Justicia, de la honradez, la solidaridad, la verdad, todo ello para que los más jóvenes tengan un futuro mejor.

No hay comentarios: