miércoles, 6 de julio de 2016

En verano, vacaciones

Una vez más nuestra Yaki se ha ido. Durante muchos años se fue a pasar el verano en un lugar desconocido para nosotros. Cuando llegaba Mayo  o Junio, desaparecía para volver en Septiembre, Octubre o cuando empezaba el frío. Eran sus vacaciones estivales y volvía con muy buen aspecto, como si no le hubiesen faltado comida ni cuidados.  Esto se repitió muchas veces y su vuelta era un gran motivo de alegría. Sin embargo, ahora no es igual, 15 años y un atropello, del que milagrosamente se recuperó, la habían debilitado y era una gatita frágil con muchos problemas para comer y para hacerse oír. Ella que fue en su día la gata que más hablaba, había perdido su característico maullido, aunque no la capacidad de comunicación. Ni el fino oído, venía rápidamente cuando la llamaba.
Ahora no está y me cuesta pensar que puede volver como antaño, pero me gusta trabajar el optimismo y espero que un día me de la gran sorpresa de volver a ver sus grandes y bonitos ojos verdes. Y como tantas veces, decirle : Vuelve Yaki.

No hay comentarios: