viernes, 22 de abril de 2011

Quien tiene un amigo, tiene un tesoro

Aunque sea mayor, mejor, así puedes aprender más.
En la batalla es deshonra para el príncipe, que alguno de sus compañeros le aventaje en valor. Y si muere en la batalla es deshonra sobrevivirle. De manera que el príncipe pelea por la victoria y los compañeros por el príncipe. De las costumbres, sitios y pueblos de Germania
CAYO CORNELIO TÁCITO, años 50 a 120 aproximadamente, excelente historiador romano, de quién nos queda parte de algunas de sus obras. Plinio el Joven le dice en una carta: ¡Cuánto me agrada que, si la posteridad se preocupa algo de nosotros, se recuerde en todas partes con qué amistad, con qué franqueza, con qué lealtad hemos vivido. Era yo todavía un muchacho, cuando tu reputación y tu gloria resplandecían, y ya deseaba ardientemente seguirte y parecerme a ti. Aunque había muchos preclaros talentos, tú me parecías la persona a quién yo debía imitar...
Leer estas cosas de hace dos mil años, le produce a uno admiración y asombro, comprobar que aunque tenemos otras dos mil cosas en la cabeza, los del siglo XXI, la posteridad se ha preocupado o mejor ocupado de ellos y tenemos la dicha de saber de su amistad.
Parece ser que ambos pudieron ser alumnos del célebre calagurritano Quintiliano. ¡Qué bien me suena ahora este nombre! aunque como ya dije antes, no supe apreciar los años pasados en el Marco Fabio Quintiliano. Más vale tarde que nunca.

No hay comentarios: