sábado, 20 de agosto de 2011

Acogida

Nuestro último acogido con su amigo gemelo.
Acoger siempre es importante y Madrid es una ciudad acostumbrada a ello, cualquier visitante se siente tan bien, que a veces, no te quieres ir y se convierte en tu residencia para siempre.
Ayer tenía el encanto de la juventud, una juventud variopinta, sonriente y amable. Peregrinos se llaman y es cierto que me recordó mucho a los peregrinos del Camino de Santiago porque junto a ellos se respiraba la misma paz y a pesar de ser miles no causaban ningún agobio, en el ambiente se sentía la buena voluntad que traían y que recibían de casi todos los madrileños. También eran portadores de las banderas de sus países de origen, mostrando así que la globalización puede ser muy positiva y el entendimiento entre los ciudadanos de cualquier lugar del mundo, posible.

No hay comentarios: