domingo, 1 de abril de 2012

Envejecer con gracia, dando placer

...la palabra propietario resulta inapropiada con relación a un gato. No tiene que ganarse la comida ni el alojamiento prestando ningún tipo de servicio, haciendo monerías o mediante desmedidas muestras de afecto. Me basta la dicha cotidiana que me proporciona la infinita variedad de poses, todas graciosas, que adopta para dormir, la inmovilidad hierática y distinguida con que contempla la vida con esos inescrutables ojos color ámbar. Estoy segura de que podía haber ido a parar a un hogar mas conveniente para ella. No obstante, siento cierto orgullo de que me haya escogido. Es obstinada, tímida y hermosa sin discusión, debe pasar de los quince años, pero disfruta de la vida y envejecemos juntas, ella con mas gracia que yo.
Comenta en su obra autobiográfica La hora de la verdad P.D. JAMES (Phyllis Dorothy James), escritora de novela policíaca, de cierto éxito, nacida en Oxford (England) en 1920. He leído alguno de sus libros, pero no me acaban de enganchar sus historias de ficción, prefiero con mucho a Agatha Christie, algún día tengo que hablar de ella aunque sólo sea por los buenos ratos que me ha hecho pasar con sus misterios. De cualquier modo P.D. James también tiene su encanto.

No hay comentarios: