viernes, 25 de mayo de 2012

La austeridad

Últimamente, estoy encontrando muchas paradojas o quizá es que como siempre, el sentido común falta y todo es un absurdo disparate. Hay dos ministros que casi al unísono dicen: El Estado pondrá todo el dinero que el susodicho Banco necesite y el otro: Si las familias no pueden pagar las tasas universitarias es porque dedican el dinero a otras cosas. Y en medio de todo la austeridad, que es una preciosa palabra cuando se la aplica uno mismo, aunque ya sabemos muchos que los Bancos no la conocen ni la necesitan, ellos ya tienen su modo legal de sustraer, lo sé por experiencia. La austeridad nos la imponen, porque después de pagar impuestos y tasas universitarias no nos va a quedar nada, con el agravante de que si no puedes pagar la Hipoteca de tu casa, ese Banco indigente y rescatado se quedará con ella, por el 50% del valor de tasación. Creo que lo legal es el 60, pero tienen trucos y hacen que además les devuelvan el Iva. Durante años hemos visto cómo se dilapidaba el dinero de nuestros impuestos, cómo se perdían valores: ética, honradez, esfuerzo, frugalidad y muchos otros. La buena noticia es que hoy podemos recuperar la austeridad, eso sí, no es para todos. En Catón el Menor, dije que había políticos íntegros e inteligentes, pero ¿Dónde?

No hay comentarios: