sábado, 19 de mayo de 2012

Admiradores felinos

Ven, mi bello gato, a mi corazón amoroso;
recoge la uñas de tus patas
y deja que me hunda en tus bellos ojos,
mezcla de metal y de ágata.










Los enamorados fervientes y los sabios austeros
aman igualmente, en sus años maduros,
a los gatos poderosos y dulces, orgullo de la casa
que como ellos son frioleros y como ellos sedentarios.




Dos estrofas de sendos poemas de CHARLES BAUDELAIRE, París (1821-1867), escritor atormentado, de complicada vida, pero buen observador y admirador de los gatos. Creo que le faltó querer ser feliz y proponérselo. De cualquier modo su poesía es desgarrada, controvertida y siempre actual para quién quiere ver en ella las dificultades y atractivos de la vida. 

No hay comentarios: