martes, 6 de febrero de 2018

Miel de alegría

El resumen del viaje a Viena, era una trilogía, que por alguna razón se quedó sin acabar y lo cierto es que ya no recuerdo bien lo que decía la entrada. Eso sí, iba sobre el Danubio. Un río grande y mítico para quienes lo más que conocíamos de él era el vals, el rítmico y elegante Danubio Azul. Que este día de finales de Diciembre de 2017, no estaba azul, sino gris y desde esta orilla no se apreciaba muy bien, pero a los patos, se les veía felices. Porque en eso consiste la vida, en ser feliz con lo que te toca vivir, donde estás, con tus circunstancias. Que si te gustan las naranjas, pero la vida te da limones, pues en lugar de quejarte de lo agrio, pues les pones una cucharadita de miel de alegría, miel de paciencia, miel de optimismo, miel de no hay mal que cien años dure, de la que tengas más a mano, o te sea más fácil conseguir. De eso se trata, de encontrar lo positivo.

No hay comentarios: