lunes, 23 de octubre de 2017

Desobediencia Civil

Eso que llaman política es algo tan superficial y poco humano que en la práctica nunca he reconocido que me interesara, es una frase de ese ensayo que no tiene desperdicio. Que a simple vista parece político, anarquista, que algunas veces se lo atribuye una izquierda que se considera más intelectual que nadie o quienes egoístamente  creen que la famosa conferencia de Henry, admirada por Ghandi, puede legitimar unas aspiraciones que tienen mucho de insolidarias y poco de pacifistas.
Cataluña versus España
 Desobedecer a un gobierno que te obliga a devolver al esclavo fugado a su dueño, desobedecer a un gobierno que pretende quitarles las tierras a los mejicanos para ampliar sus fronteras, no es igual que desobedecer a un gobierno español que te pide compartir una pequeña parte de tu riqueza con las Comunidades más desfavorecidas económicamente en este momento. Porque la solidaridad es así : Hoy por tí, mañana por mí.
Cuesta entender a algunos descendientes de extremeños y andaluces, renegar de sus raíces y proclamar una supuesta supremacía racial, catalana o lo que sea que consideren, por encima de cualquier otro español.
Thoreau, autor de Desobediencia Civil,  diría, escuchando tantas falacias y falsedades -pretendiendo que avalen el salirse con la suya- que diríamos en castellano viejo.
¿De qué pasta está hecho ese hombre que no se corresponde en nuestro pensamiento con la verdad más pura y sutil? o si se prefiere otro tipo de pensamiento, aún mas antiguo : La verdad os hará libres.